Fosfatidilcolina


Modelado y Reducción

La técnica de aplicación es la infiltración subcutánea mediante la cual la sustancia es inyectada directamente en la grasa. Al penetrar en el tejido adiposo, la fosfatidilcolina interactúa en la membrana celular, produciendo orificios en ella con la consecuente destrucción del tejido graso sólido tratado, que una vez disuelto se vuelve más soluble. Esto permite que luego, el mismo organismo la absorba y la elimine en forma natural en pequeñas cantidades.

Está indicada con excelentes resultados clínicos en la remodelación del contorno corporal y en la reducción de la adiposidad que se localiza especialmente en el abdomen, los flancos, la región trocantérica (el “pantalón de montar”), cintura, caderas, la zona bajo los glúteos. La cantidad de sesiones para aplicar estas inyecciones dependerán de la extensión de la zona a tratar en cada paciente, teniendo en cuenta la cantidad de tejido graso a disolver; se aplica en la zona a tratar con aplicaciones hipodérmicas cada 7/10 días,