Limpieza de cutis






La limpieza de cutis es una rutina indispensable tanto para la higiene como para mantener la piel del rostro más luminosa debido a que los factores externos como la contaminación ambiental y los internos como el stress hacen que nuestra piel pierda su vitalidad.

Las glándulas sebáceas producen una sustancia grasosa llamada sebo, que se vacía en la superficie de la piel a través de los orificios. Muchas veces este sebo junto con bacterias y células taponan el orificio de desembocadura de la piel, se van acumulando en los poros y forman los comedones abiertos y cerrados (puntos negros o granitos).

El color oscuro del comedón abierto no tiene que ver con la falta de higiene, es consecuencia del depósito de un pigmento (la melanina). Para evitar la progresión evolutiva normal del comedón es de vital importancia la limpieza de cutis, es de importancia previa a cualquier procedimiento Dermatológico facial para obtener un mejor resultado en el mismo.

La limpieza de cutis es realizada por cosmetólogas entrenadas por indicación del médico. El procedimiento dura aproximadamente entre 50 minutos y una hora, contando con cuatro pasos: pulido, extracción, descongestión y nutrición de la piel.